Contenido

Escribir Canciones desde la construcción de los cuentos .. por Estebangira

etiquetas: letras / cuento / escribir / cancion / composicion /



1. HACER CANCIONES DESDE LA CONSTRUCCIÓN DE LOS CUENTOS

EstebanGira

De: “Cómo se escribe un cuento 500 tips para nuevos cuentistas del siglo XX” por Guillermo Samperio.

CONSEJOS GENERALES

- El poder (o paradoja) de un cuento: su brevedad. (José Balza)

- La brevedad es hermana del talento.

- Una narración fluida, comprensible a la primera lectura, jugará a favor del cuento.

- En el cuento no hay lugar sino para un tema.

- La primera tarea que el cuentista debe imponerse es la de aprender a distinguir con precisión cuál hecho puede ser tema.

- La novela es extensa, el cuento es intenso. (Juan Bosch)

- El título debe jugar a favor de la intensión final del narrador, pero no debe vender la historia.

TÉCNICAS

- Las primeras tres líneas tienen casi la misma importancia de las tres últimas. (Horacio Quiroga).

- Comienza siempre con una oración corta. (Ernest Hemingway).

- Es recomendable construir una imagen mental de los escenarios, los personajes, sus actividades cotidianas, su profesión, su psicología, antes de empezar a narrar.

- De preferencia escribe siempre a la misma hora y en el mismo lugar, para hacer de la escritura un hábito.

- Es curioso, pero a veces las personas que nos atraen o de las que estamos enamorados son como una especie de caucho que nos aísla de la chispa de la inspiración. (Patricia Highsmith).

- Aunque sienta que no tiene nada que escribir, inténtelo. Puede probar el método de la escritura automática.

TEMAS

- El tema por lo regular, está escrito en el terreno de lo extraordinario, lo que no pasa todos los días a un personaje con una vida común. Que ese Juan Pérez sea único, no cualquier Juan Pérez.

- No hay que confundir el tema con la anécdota. El tema tiene una sustancia humana: amor, venganza, celos, traición, coraje, crueldad. Mientras que la anécdota está emparentada con la acción.

- La historia contada debe tener uno de estos de estos 4 efectos: entretener, conmover, intrigar, sorprender. (Julio Ramón Ribeyro)

- El cuento debe mostrar, no enseñar. De otro modo, es una moraleja. (Julio Ramón Ribeyro).

- No tengo ningún propósito social, ningún mensaje moral; no tengo ideas generales que explotar, simplemente me gusta componer acertijos con soluciones elegantes. (Vladimir Nabokov).

- El cuento es el tratamiento particular (un tiempo, lugar, personajes, atmósfera, todos ellos específicos) de un tema universal.

- No escriba sobre el amor, líbrese de los motivos de índole general. (rainer Maria Rilke).

- Ahora sólo escribo sobre lo que me interesa. No busco temas: cualquier cosa en la que no pueda dejar de pensar es mi tema. (Stephen Vizinczey).

- La mayor parte de las veces, el tema no se mencionará explícitamente en el cuento. El tema se translucirá por las acciones de los personajes.

- Los grandes temas –la libertad, el amor, la justicia- no siempre generan grandes cuentos. Mientras que un detalle nimio sí puede provocar un cuento magnífico.

PERSONAJES.

- El narrador no es el escritor, sino un personaje más.

- Si un personaje no hace avanzar la acción, deberá ser eliminado.

- Los personajes son capaces de interesar a nuestros lectores porque se crea un proceso de identificación.

- El cuento muestra, nunca explica. El lector quiere ver la historia, no que se la interpretemos.

- Es preferible hacer la descripción de personajes, ambientes y atmósferas con acciones de los personajes.

- Al describir es mejor buscar un solo rasgo característico.

- Un autor nunca dice: “Fulanito es un egoísta”. Sino que pone a Fulanito a realizar acciones egoístas.

- Los detalles tiene como función hacer único, reconocible y humano a un personaje.

ACCIÓN

- El cuento debe iniciarse con el protagonista en acción, física o psicológica, pero en acción.

- La acción en el cuento quiere decir mostrar cómo son los personajes a partir de lo que hacen.

- Nunca se caiga en la tentación de explicar las acciones. Ellas hablan por sí solas.

ATMÓSFERA Y AMBIENTE

- La atmósfera puede ser lo más memorable de un cuento. (Erskine Caldwell)

- Una buena atmósfera le da una buena cantidad de fuerza al relato.

- Una buena atmósfera tiene ganado el 30% del cuento. (Cortazar).

- La atmósfera debe ir acorde con el hecho narrado.

- El ambiente son los lugares donde ocurre una historia. Se convierte en atmósfera cuando juega en la creación de las emociones de los personajes y las acciones.

VEROSIMILITUD

- Para fortalecer la credibilidad, la verosimilitud de lo que se está contando, crear ciertos detalles, es de vital importancia. Veamos un principio con conflicto desarrollado: “Teresa y Felipe están desayunando en una larga mesa, ante la que la pareja se ve pequeña. Suena el celular de ella, quien se pone en pie y sale a la terraza a contestar para que su marido no escuche su conversación. De pronto, Felipe se levanta, gritándole a Teresa que es la última vez que se lo permite. Toma el plato de hot cakes y lo lanza contra la pared. El hot cake va resbalando por la pared dejando una mancha marrón gruesa y Felipe sube al segundo piso. Teresa dice algo, cuelga y alcanza en la recámara a su marido, quien carga un portafolio de cuero crudo. Ella trata de calmarlo”. En este fragmento, quizá no importe tanto que ella salga a la terraza, que él grite y aviente el plato (son actos que cotidianamente suceden en diversos niveles sociales). Lo que le da fuerza a los sucesos descritos son dos: a. el hot cake que resbala por la pared dejando la gruesa mancha marrón, y b. El portafolios de cuero crudo. Con estos detalles, que aparecen al margen del conflicto, el lector se dice: “Sí, esto está sucediendo”.

- La verosimilitud abre expectativas y preguntas inevitables: ¿Por qué es la última vez? ¿Por qué ella sale a la terraza a responder? ¿Con quién hablaba?

- Verosimilitud es hermana de la vulnerabilidad: el autor debe escribir desde sus emociones y sus miedos. Nunca desde la egolatría.

- Un estilo artificioso creará la sensación de un narrador falso. Un estilo natural, sencillo de conversación, creará confianza.

- Los detalles aunque parezcan casuales, le otorgan verosimilitud al cuento. Escuchar el sonido de un limón cuando es partido, o la rajadura de un vidrio en la ventana de una habitación donde sucede la acción, refuerza el dramatismo del texto. A esto se le llama condensación dramática.

- La manida frase “la realidad supera la ficción” tiene tras de sí otra verdad: la realidad no necesita de verosimilitud, incluso, cuanto menos verosímil es más atractiva porque, simplemente es verdad. Mientras que la ficción requiere de verosimilitud porque, también simplemente, es ficción.

- La verosimilitud no descansa en los argumentos, sino en las acciones.

- Recuerde que el lector siempre está un paso delante de nosotros tratando de adivinar qué sigue. Si lo consigue, lo habremos perdido.

PLANTEAMIENTO, DESARROLLO Y FINAL.

- La estructura clásica de tres tiempos, planteamiento, desarrollo y final, aun funciona dentro del cuento, pero no es necesario respetar su orden lógico. Así, el principio puede ser el final, el climax llegar antes del conflicto, o cualquier punto que le sirva al escritor para despertar el interés del lector.

- En el planteamiento, se expone cómo es la vida cotidiana del personaje antes del conflicto que dará lugar al cuento.

- Tratar de encontrar un inicio genial puede paralizar el acto creativo. Escribir el inicio una vez terminado de escribir hará que brote de forma más natural y efectiva.

- Un cuento no requiere de introducción. Se entra con una frase contundente.

- El planteamiento puede durar una frase o varias páginas.

- El conflicto es el momento en que la vida cotidiana del personaje principal de un giro.

- El desarrollo será contar qué pasa después de que se desate el conflicto.

- Es mejor apostar por los finales naturales, que desemboquen sin estridencia, para así, irónicamente, conseguir mayor sorpresa.

- Los finales los hay de cuatro tipos: sorpresivo, ambiguo, abierto, o circular.

- La tensión en el cuento es el resultado de las expectativas que no se cumplen.

- Si realizamos un gráfico de la tensión, semejaría un electrograma ascendente, con crestas y valles, donde el punto más bajo estaría en el inicio y el pico en el clímax. Las crestas son acciones, los valles, recursos narrativos de bajo perfil.

- La tensión equivale a estirar el cuento como si de una liga se tratara. El clímax, debe coincidir con el punto de estiramiento máximo.

RECURSOS FÁCILES

- “No sé como llegué hasta aquí”, “no entiendo por qué lo hice”, “era un lugar extraño”, “nadie supo cómo consiguió la pistola” y una larga lista de frases similares, evitan el esfuerzo de imaginar, razonar causas y consecuencias.

- Hay que huir de las coincidencias. Si estas juegan en contra de los personajes son aceptables. Pero si sirven para resolver conflictos son inadmisibles.

- En lo posible, evita el uso de adjetivos, especialmente los extravagantes como espléndido, grande, magnífico, suntuoso. (Hernest Hemingway).

- Nunca definas un personaje como el típico de su tipo. El típico mexicano, el típico adolescente, la típica ama de casa.

- Evita los adverbios termiados en mente. Son e-x-a-g-a-d-a-m-e-n-t-e largos. Mejor, “con exageración”.

- Un cuento de horror no lo será porque se digan palabras como miedo, oscuridad y muerte.

- Recomiendo alejarse de los lugares comunes. Se le llama lugares comunes a todas aquellas metáforas, comparaciones, imágenes que en su origen fueron tan geniales que se quedaron en la mente de los lectores hasta convertirse en frases del habla común: el vital líquido, los dientes de perlas, corrió como alma que lleva el diablo, cortados con el mismo molde, devorado por las llamas (…)

CORRECCIÓN

- Los cuentos se hacen en la corrección.

- Escribir es una necesidad, corregir una obsesión. La unión de ambas es la buena literatura.

- Escribir es reescribir.

- Si durante la escritura, se nos ocurre un nuevo camino para el cuento, entonces habrá que escribir otro cuento, de principio a fin, con esa nueva intensión. No adecuar el inicial.

- Corregir es eliminar y economizar todas las palabras.

2. HACER CANCIONES DESDE LA CONSTRUCCIÓN DE POEMAS.

- Dos funciones tiene el verso. Una, narrar un hecho preciso. Dos, tocarnos físicamente, como la cercanía del mar. (Borges).

- El poema comprime todos los recursos literarios.

- El poema transmite una idea, un ritmo y una imagen.

- El poema condensa las escenas.

- El poema es un ejercicio de economía verbal.

En poesía, quien habla, o el narrador, puede asumir una de estas tres posturas:

- Apostrófica (se expresa hacia un tú)

- Carmínica o de la Canción (se expresa un yo)

- Enunciativa (expresa el mundo interior de otro)

Nota 1: en varias ocasiones creo que hemos dicho que no sería correcto que una canción estuviera expresada fuera de la primera persona. Pero con esto visto, creo que podríamos reconsiderarlo y abrirse a las otras dos expresiones: apostrófica y enunciativa.

Nota 2: esta segunda parte está en construcción…